Infección aguda del oído

Definición

Las infecciones del oído son una de las razones más frecuentes por la que los padres llevan a sus hijos al médico. El tipo más común de infección del oído se denomina otitis media y es causada por inflamación e infección del oído medio, el cual se encuentra localizado justo detrás del tímpano.

Una infección aguda en el oído se desarrolla rápidamente y es dolorosa. Las infecciones del oído que duran mucho tiempo o que aparecen y desaparecen se denominan infecciones crónicas del oído.

Nombres alternativos

Otitis media - aguda; Infección - oído interno; Infección aguda - oído medio

Causas

La trompa de Eustaquio va desde la mitad de cada oído hasta la parte posterior de la garganta. Normalmente, esta trompa drena líquido que se produce en el oído medio. Si esta trompa de Eustaquio se bloqueada, se puede acumular líquido, lo cual puede causar una infección.

Cualquier cosa que ocasione inflamación o bloqueo de las trompas de Eustaquio hace que se acumulen más líquidos en el oído medio detrás del tímpano. Algunas causas son:

Las infecciones en el oído también son más probables en los niños que pasa mucho tiempo bebiendo de un vaso o botella para tomar sorbitos mientras está acostado boca arriba. El hecho de que entre agua en los oídos no provoca una infección aguda, a menos que el tímpano tenga un agujero.

Las infecciones agudas del oído suceden con más frecuencia durante el invierno. No se puede contraer una infección del oído por contagio, pero un resfriado que se propaga entre los niños puede causar que algunos de ellos contraigan este tipo de infecciones.

Los factores de riesgo que predisponen a infecciones agudas del oído incluyen:

Síntomas

En los bebés, con frecuencia la señal principal de una infección del oído es irritabilidad y llanto inconsolable. Muchos bebés y niños con una infección aguda del oído tienen fiebre o problemas para dormir. Jalarse la oreja no siempre es una señal de que el niño tiene una infección del oído.

Los síntomas de una infección aguda del oído en niños mayores o adultos incluyen:

La infección del oído puede comenzar poco después de un resfriado. La secreción súbita de un líquido amarillo o verde del oído puede significar que hay ruptura del tímpano.

Todas las infecciones agudas del oído implican líquido detrás del tímpano. En la casa, usted puede usar un monitor electrónico para el oído para detectar este líquido. Puede comprarlo en una farmacia. Usted aún necesita consultar con un proveedor de atención médica para confirmar una infección del oído.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica examinará el interior del oído utilizando un instrumento llamado otoscopio. Esto puede mostrar:

El proveedor de atención médica podría recomendar una audiometría si la persona tiene un antecedente de infecciones del oído.

Tratamiento

Algunas infecciones del oído se alivian por sí solas sin necesidad de antibióticos. A menudo, todo lo que se necesita es tratar el dolor y dejar que el cuerpo sane por sí mismo.

Todos los niños menores de seis meses con fiebre o síntomas de una infección en el oído deben ser vistos por un proveedor de atención médica. A los niños mayores de seis meses se los puede vigilar en casa si NO tienen:

Si no hay ningún mejoramiento o los síntomas empeoran, programe una cita con el proveedor de atención médica para determinar si se necesitan antibióticos.

ANTIBIÓTICOS

Un virus o bacteria puede causar infecciones del oído. Los antibióticos no aliviarán una infección causada por un virus. La mayoría de los proveedores de atención médica no recetan antibióticos para cada infección del oído. Sin embargo, todos los niños menores de seis meses con una infección en el oído son tratados con antibióticos.

Es más probable que su proveedor de atención médica recete antibióticos si el niño:

Si le recetan antibióticos, es importante tomarlos todos los días y terminar todo el medicamento. NO suspenda el medicamento cuando los síntomas desaparezcan. Si los antibióticos no parecen estar haciendo efecto al cabo de 48 a 72 horas, consulte con su proveedor de atención médica. Es posible que necesite cambiar a un antibiótico diferente.

Los efectos secundarios de los antibióticos pueden incluir náuseas, vómitos y diarrea. También se pueden presentar reacciones alérgicas, pero son poco frecuentes.

Algunos niños tienen infecciones repetitivas del oído que parecen desaparecer entre episodios. Ellos pueden recibir una dosis diaria de antibióticos más pequeña para prevenir nuevas infecciones.

CIRUGÍA

Si una infección no desaparece con tratamiento médico normal o si un niño tiene muchas infecciones del oído durante un corto período de tiempo, el proveedor de atención médica puede recomendar la colocación de tubos de timpanostomía:

Si las vegetaciones adenoides están agrandadas, se puede considerar su extirpación quirúrgica, si las infecciones del oído se siguen presentando. La extirpación de las amígdalas no parece ayudar a prevenir las infecciones del oído.

Expectativas (pronóstico)

Casi siempre, una infección del oído es un problema menor que mejora. Estas infecciones se pueden tratar, pero pueden presentarse de nuevo en el futuro.

La mayoría de los niños tendrá pérdida auditiva leve y de corta duración durante e inmediatamente después de una infección de oído. Esto se debe al líquido en el oído. El líquido puede permanecer detrás del tímpano durante semanas o incluso meses después de que la infección haya desaparecido.

El retraso en el lenguaje o el habla es infrecuente Esto puede ocurrir en un niño que tiene pérdida auditiva permanente a raíz de infecciones del oído múltiples y repetitivas.

Posibles complicaciones

En casos raros, se puede desarrollar una infección más seria, como:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si:

Infórmele al proveedor de atención médica de inmediato si un niño menor de 6 meses tiene fiebre, incluso si el niño no tiene otro tipo de síntomas.

Prevención

Usted puede reducir el riesgo de infecciones del oído de su hijo poniendo en práctica las siguientes medidas:

Referencias

Casselbrandt ML, Mandel EM. Acute otitis media and otitis media with effusion. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 195.

Klein JO. Otitis externa, otitis media, and mastoiditis. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 62.

Lieberthal AS, Carroll AE, Chonmaitree T, et al. The diagnosis and management of acute otitis media. Pediatrics. 2013;131(3):e964-e999. PMID: 23439909 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23439909.

Moreno M, Furtner F, Rivara FP. Parental smoking and childhood ear infections: a dangerous combination. Arch Pediatr Adolesc Med. 2012;166(1):104. PMID: 22213761 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22213761.

Rosenfeld RM, Schwartz SR, Pynnonen MA, et al. Clinical practice guideline: tympanostomy tubes in children. Otolaryngol Head Neck Surg. 2013;149(1 Suppl):S1-S35. PMID: 23818543 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23818543.

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.