Hernia discal

Definición

Ocurre cuando todo o parte de un disco de la columna es forzado a pasar a través de una parte debilitada del disco. Esto puede ejercer presión sobre los nervios cercanos o la médula espinal.

Núcleo pulposo herniado (desplazamiento de un disco)

Nombres alternativos

Radiculopatía lumbar; Radiculopatía cervical; Hernia de disco invertebral; Prolapso de disco intervertebral; Protrusión discal; Ruptura discal; Hernia de nucleo pulposo; Lumbago - hernia discal; Dolor de la espalda baja - hernia discal; Ciátic - hernia discal; Hernia discal

Causas

Los huesos (vértebras) de la columna protegen los nervios que salen del cerebro y bajan por la espalda para formar la médula espinal. Las raíces nerviosas son nervios largos que se desprenden de la médula espinal y salen de la columna por entre cada vértebra.

Las vértebras de la columna están separadas por discos. Estos discos amortiguan la columna vertebral y dejan espacio entre las vértebras. Los discos permiten el movimiento entre las vértebras, lo cual permite a uno agacharse y estirarse.

Con una hernia discal:

Una hernia discal es una causa de radiculopatía. Cualquier enfermedad que afecte las raíces nerviosas de la columna.

Las hernias discales ocurren con mayor frecuencia en los hombres de mediana edad y de edad avanzada, generalmente después de una actividad extenuante. Otros factores de riesgo pueden incluir:

Síntomas

El dolor ocurre con mayor frecuencia en un lado del cuerpo. Los síntomas varían dependiendo del sitio de la lesión y pueden incluir lo siguiente:

Con frecuencia, el dolor empieza lentamente. Puede empeorar:

Usted también puede tener debilidad en ciertos músculos. Algunas veces, puede no notarlo hasta que el proveedor de atención médica lo examina. En otros casos, notará que tiene dificultad para levantar su pierna o brazo, pararse en los dedos del pie en un lado, apretar fuertemente con una de sus manos u otros problemas. Puede perder el control de su vejiga.

El dolor, el entumecimiento o la debilidad con frecuencia desaparecen o mejoran mucho durante un período de semanas a meses.

Pruebas y exámenes

Un examen físico cuidadoso y la historia clínica casi siempre es el primer paso. Según dónde tenga los síntomas, so proveedor le examina el cuello, el hombro, los brazos y las manos o la región lumbar, las caderas, las piernas y los pies.

Su proveedor examinará:

Su proveedor también puede solicitarle que:

El dolor en la pierna que se presenta cuando usted se sienta en la mesa de exploración y levanta la pierna extendida generalmente sugiere la presencia de una hernia discal en la región lumbar.

En otro examen, usted doblará la cabeza hacia adelante y hacia los lados, mientras el proveedor aplicará presión ligera hacia abajo sobre la parte superior de la cabeza. Por lo general, el aumento del dolor o del entumecimiento durante este examen es un signo de presión sobre un nervio en el cuello.

EXÁMENES DIAGNÓSTICOS:

Los exámenes que puedes solicitarle son: 

Tratamiento

El primer tratamiento para una hernia discal es un período corto de reposo con analgésicos. Esto seguido de fisioterapia. La mayoría de las personas que sigan estos tratamientos se recuperarán y volverán a sus actividades normales. Algunas necesitarán recibir tratamiento adicional, que puede incluir inyecciones de esteroides o cirugía.

MEDICAMENTOS

Los medicamentos pueden ayudar con el dolor. Su proveedor le puede recetar cualquiera de los siguientes:

CAMBIOS EN SU ESTILO DE VIDA

El ejercicio y la alimentación son muy importantes para mejorar el dolor de espalda si tiene sobrepeso.

La fisioterapia es importante para casi todas las personas con enfermedad discal. Los terapeutas le enseñarán a usted la forma de levantar objetos adecuadamente, caminar, vestirse y desempeñar otras actividades. También le enseñarán cómo fortalecer los músculos que ayudan a sostener la columna. Usted también aprenderá cómo incrementar la flexibilidad de la columna y de las piernas.

Cuidado de la espalda en la casa:

INYECCIONES

Las inyecciones de medicamentos esteroides en la zona de la espalda donde se localiza la hernia discal pueden ayudar a controlar el dolor durante algunos meses. Estas inyecciones reducen la inflamación alrededor del disco y alivian muchos síntomas. No solucionan el problema que causa el dolor y este puede regresar después de unas semanas o meses. Las inyecciones en la columna son procedimientos ambulatorios.

CIRUGÍA

La cirugía puede ser una opción si los síntomas no desaparecen con otros tratamientos y el tiempo.

La discectomía es la cirugía para extirpar parte o todo un disco.

Analice con su proveedor cuáles son las mejores opciones de tratamiento para usted.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las personas mejora con tratamiento; sin embargo, usted puede tener dolor de espalda prolongado incluso después del tratamiento.

Pueden pasar desde varios meses hasta un año o más para poder reanudar todas las actividades sin tener dolor o tensionar su espalda. Es posible que las personas que se desempeñan en trabajos que implican levantar objetos pesados o hacer esfuerzos con la espalda necesiten cambiar sus actividades laborales para evitar lesionarse la espalda de nuevo.

Posibles complicaciones

En raras ocasiones, se pueden presentar los siguientes problemas:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si tiene:

Prevención

Para ayudarlo a prevenir lesiones en la espalda:

Su proveedor le puede recomendar el uso de un cinturón de espalda para ayudar a brindar soporte a la columna vertebral. Un cinturón puede ayudar a prevenir lesiones en personas que levantan objetos pesados en su trabajo. Sin embargo, el uso excesivo de estos dispositivos puede debilitar los músculos que le brindan soporte a la columna y empeorar el problema.

Referencias

Gardocki RJ, Park AL. Lower back pain and disorders of intervertebral discs. In: Canale ST, Beaty JH, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 12th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2013:chap 42.

Magee DJ. Lumbar spine. In: Magee DJ, ed. Orthopaedic Physical Assessment. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 9.

Safran MR, Zachazewski J, Stone DA. Herniated disk (ruptured disk). In: Safran MR, Zachazewski J, Stone DA, eds. Instructions for Sports Medicine Patients. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:462-470.

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.